Por fin, buenas noticias
enero 13, 2017
Los malos de la película
enero 27, 2017

Uno de los dilemas a los que se suele enfrentar un autor novel es la elección entre la autopublicación de su libro o la coedición con una pequeña editorial.

Escritor-entre-libros

Cuando el autor novel se enfrenta a las dificultades del sector para ser atendido y escuchado, y ya tiene su obra acabada, revisada y lista para publicar, se da cuenta —si no lo ha hecho antes ya— de que la única vía de dar a luz su novela es la autopublicación. Una solución que ofrecen plataformas como Bubok desde hace una década y que miles de autores ya han aprovechado.
Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, este recurso permite publicar la novela, tener un libro con tu nombre sobre la estantería y llegar a venderlo a un público más o menos reducido, pues la mayoría de autores noveles no pueden permitirse una gran inversión en la promoción y distribución de su novela.

El autor tiene que acarrear con todos los gastos, aunque el beneficio que obtiene por cada ejemplar es totalmente para él.

Entonces, aparece la opción de coeditar con una editorial que te ayuda a financiar los gastos de publicación y además te ayuda a promocionar y vender tu libro. Tienes que hacer una inversión inicial mucho menor aunque también vas a recibir solo el 10% de los beneficios por la venta de los libros.
La coedición, a priori, se presenta como esa solución para los autores que no tienen recursos suficientes para hacer frente a los gastos. Además, se presenta como esa única editorial que les ha hecho caso, lo que puede hacer inclinar la balanza hacia la coedición, pues el autor novel necesita esa atención y ese respaldo con el que sentirse más seguro al principio.

Y aquí es donde surge el problema. Porque, lamentablemente, algunas de estas empresas que ofrecen la coedición no pueden ser consideradas como verdaderas editoriales, sino como imprentas que se aprovechan de esa necesidad del escritor novel. Se escudan bajo el nombre de “editorial” para ofrecer unos servicios que algunas veces no cumplen o en el mejor de los casos, lo hacen mal.
Pero, publicar un libro no es solo maquetarlo e imprimirlo. Hay una gran labor detrás de la que se encarga la editorial, que consiste en promocionar la obra, contactar con los medios de comunicación, preparar una presentación, establecer una red de distribución y hacer que tu libro llegue a estar en las estanterías de las grandes librerías de tu ciudad y no solo en formato digital en Amazon, que de eso también se puede encargar el propio autor con un poco de ayuda.

El problema es que detrás de esas pequeñas imprentas disfrazadas de editoriales no hay gente profesional del sector. Y creo que debería haber una forma de regularizar este tipo de negocio que según mi opinión, está dañando la imagen de otras empresas serias.

Si bien es cierto que algunas editoriales que ofrecen al autor la coedición son responsables y profesionales, mi propia experiencia y la de otros autores que la han querido compartir conmigo, inclina la balanza hacia la autopublicación. Y más aún cuando existen plataformas que te permiten la publicación, tanto en digital como en papel, sin una tirada inicial mínima y con unos costes más reducidos.

De un tiempo a esta parte, la mayoría de los autores noveles se ha decantado por la edición digital en plataformas como Amazon, por la facilidad que ofrece y el bajo coste. Es un recurso práctico que, en ocasiones, da mejores resultados de los esperados. Aunque pienso que la elección de la autopublicación no tiene por qué ser una opción excluyente de otros servicios. Evidentemente, si tú quieres ver tu libro publicado ésta es una opción rápida y eficaz. Pero, supongo que también escribes para que te lean y el trabajo de promoción y divulgación de tu obra tiene un papel muy importante, que el autor no siempre sabe darle o no tiene los recursos necesarios para proporcionárselo.

En resumen, hoy en día, la autopublicación es una alternativa muy interesante y útil para los autores noveles, ante la situación del sector editorial actual. Y, desde mi punto de vista, mucho más válida y eficaz que la coedición.
Creo que hay que eliminar ese concepto de “yo me lo guiso, yo lo me como” unido a la autopublicación, pues para eso nace el proyecto de Escritor.com, para ofrecer todo el soporte, el asesoramiento y los servicios editoriales que un autor necesita para crear, promocionar y vender su obra bajo la tutela de la profesionalidad y la honestidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *